Encuentro Nº 1: “EL ÁRBOL DE MIS VIRTUDES”

Materiales:
- Hojas para cada uno.
- Lapicera o lápiz para cada participante.
- Biblia.

Objetivo:
• Descubrir quién soy.
• Expresar los aspectos más importantes de la imagen que cada uno tiene de sí mismo.
• Centrarnos en lo positivo de cada uno de nosotros.

Motivación: “Lluvia de ideas”
Preguntarles a los jóvenes lo siguiente, y luego organizar las ideas:
¿Que es un árbol? ¿Cómo está formado? ¿Para qué sirve?

Aporte para la reflexión:
Seguramente llegaremos a la conclusión que cuando observamos un árbol estamos viendo un crecimiento logrado durante mucho años. El crecimiento a lo largo del tiempo le ha llevado a desarrollar unas grandes raíces que lo afianzan y alimentan. También unas ramas que son lo más visible de su ser, y que lo ayudan a captar la luz, el sol y la lluvia.
Los árboles sirven para darnos alimento, sombra, otorgarnos el oxigeno; además pueden ser el hogar de ardillas o de nido para algún pajarito… No debemos olvidar que forman parte de un hermoso paisaje, etc.
Este desarrollo del árbol puede sernos de utilidad para describir el propio proceso de la persona.

Dinámica: “Soy un árbol”

1) Cada participante debe hacer una lista de todos los valores positivos, por ejemplo:
Cualidades Personales (como valentía, organización, alegría, entusiasmo…), Sociales (saber escuchar, aconsejar, servicio…), Físicas (fuerza, rapidez, belleza…), Intelectuales (creatividad, velocidad matemática, música, etc).

Durante 10 minutos hacer una lista lo más larga posible. Piensa en todos tus talentos con detenimiento, es importante que no te precipites, que vayas despacio, con calma, y que sobre todo seas muy sincero contigo mismo ¡Adelante!
2) Después hay que escribir durante 5 minutos la lista de todo aquello que hemos conseguido gracias a nuestras capacidades, hay que pensar en cosas que nos han salido bien y con las cuales estamos contentos por pequeñas que sean (por ejemplo: ayudar alguien, aprobar un examen complicado, organizar las fiesta patronal, etc.)

3) Con ambas listas ya preparadas se pasa a dibujar el árbol, un árbol con raíces, tronco y ramas. Para ello, ocuparemos 10 minutos.
En las raíces vamos a situar a las personas que nos hayan apoyado, la raíz más larga, cuanto mayor haya sido su acompañamiento. Después dibujaremos el tronco, donde situamos nuestras cualidades personales, sociales, físicas e intelectuales. Y por último las ramas, que se van corresponder a los logros que obtuviste, al igual que antes, una rama mas grande se corresponderá con un éxito mas grande, por consiguiente una rama pequeña con algo más pequeño.

Puesta en común:
Colocar todos los dibujos en el suelo o en una mesa, para que todos los puedan observar.
Luego se pueden lanzar algunas preguntas como:
¿Podrías explicar tu árbol?
¿Estoy satisfecho con mi árbol?
¿Ha sido difícil dibujarlo? Sí – No. ¿Por qué?
¿Que cualidades o logros he olvidado?
¿Cómo han reaccionado los demás ante mi árbol?

Iluminación:
Leer Mt 25,14-30: “parábola de los talentos”.

Actualización:
Jesús se sirve de la palabra talento para mostrarnos las cualidades que nos ha dado y que debemos aumentar.
¿Cómo podemos aumentar y usar bien los talentos de los cuales nos hicimos conscientes en este encuentro?

Oración:
Pedir al Espíritu Santo que nos colabore en la obra de aumentar nuestros talentos, pero que nos acompañe en lo más difícil: la tarea de poner esos talentos al servicio de los demás.
Canción “Eso que soy, eso te doy”

Publicar un comentario

Puedes utilizar la opcion "Nombre/URL"

Solo tienes que escribir tu "NOMBRE".
La "URL" es opcional y puedes dejar el espacio en blanco.
Luego presionas en continuar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribite y recibi lo ultimo de "Jovenes Oblatos" en tu e-mail