Hola Jesús
Esta mañana, apenas me he aseado, y, antes de partir para el estudio, he leído en tu Evangelio la parábola del publicano y del fariseo. Me he dado cuenta del contraste de personas existentes ayer y hoy. Por ellas no pasa el tiempo.
En esta hora temprana me he preguntado por el sentido de tu parábola. Me doy cuenta de que el publicano es el prototipo de la persona humilde que sabe abrir su corazón a ti, Señor. El fariseo, por el contrario, es el prototipo de la persona orgullosa, incapaz de abrir su corazón a Dios.
Cuando hablo a mi gente de la humildad piensan que los humildes son unos tontos porque se consideran como inferiores a los otros. Les digo que humilde es un ser realista, se ve tal como es. El orgulloso, sin embargo, no ve las cosas ni las personas en su hermosa realidad.
Reconozco que todos los personajes más amados por ti son los pobres, los humildes, las viudas, los indefensos, los niños... Y todos ellos son prototipos de humildad, de capacidad de tener el corazón abierto ante tu presencia, Señor.
Los otros, como el fariseo o el joven rico, son los que aparecen con el corazón duro y cerrado a tu influencia. Les basta su bienestar y su bolsillo lleno de dinero.
Las personas humildes aparecen en tu Evangelio como las que viven tanto una actitud interior de perdón y misericordia como una actitud exterior manifestada en una opción por los pobres.¡ Menudo ejemplo el que nos ha dejado Madre Teresa de
Calcuta!
Quiero en mi carta explicar a mis amigos lo que es un fariseo, ya que tanto en tu tiempo como en el nuestro los hay a punta pala. Un fariseo es una persona que se cree limpia y correcta y que, gracias a su actitud, puede influir en el ánimo de Dios y convencerlo para que venga en seguida y acabe con el mal que corrompe la sociedad. Creían lograr esto mediante una cumplimiento estricto y escrupuloso de normas legales. Entre estas leyes sobresalen la observancia del sábado: no se podía ni andar, ni encender fuego...La ley de la pureza en los alimentos y en las relaciones con las personas y cosas : no se podía hablar con personas desconocidas, no se podía tocar la sangre, tenían que lavarse muchas veces al día y limpiar los utensilios que usaran. El pago escrupuloso de los diezmos en los artículos que mandaba la Ley: el diezmo de la hierbabuena y otras especias aromáticas.
Además de todo esto, ayunaban los lunes y jueves. Esta observancia estricta los separaba de la gente normal y corriente.
Su vida espiritual era fundamentalmente externa. Despreciaban a los demás y se creían superiores a todos. No se mojaban en nada comprometido contra la injusticia ni la opresión del pueblo. Eran y siguen siendo autosuficientes
Los publicanos, por el contrario, eran considerados por los fariseos pecadores. Y desde esta realidad de pecadores, tomaban conciencia de la necesidad de ser perdonados por Dios. En el templo y fuera de él, el publicano se sentía pecador. Pide a Dios que le conceda lo único válido para cambiar su existencia, la misericordia divina. Como Zaqueo, necesitan abrir su corazón a Dios y que El intervenga.
Jesús,¡ qué inteligente fuiste en tu respuesta!: El publicano volvió a su casa a bien con Dios y el fariseo no. Todo el que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido"
Señor, ahora te comprendo mejor que nunca. Tú estás dispuesto a derramar tu ternura con nosotros con tal de que nos abramos a tu misericordia.
Tú sales al encuentro de nuestra vida cuando celebramos tu Eucaristía y cuando abrimos el corazón a los pobres. Solamente así descubrimos tu presencia en nuestra vida.
Señor, si hoy vinieras a este mundo dirías palabras duras contra los fariseos modernos, cerrados a ti y a los pobres, autosuficientes y orgullosos. Se creen los dueños del mundo.
Perdona, Señor, si mi carta ha sido larga. Tenía ganas de desahogarme contigo y de que supieras que, como publicano, marcho lo mejor posible por el sendero difícil pero atrayente de tu Evangelio.
Buenos días, y gracias.
Un abrazo de Cristina, 16 años

Publicar un comentario

Puedes utilizar la opcion "Nombre/URL"

Solo tienes que escribir tu "NOMBRE".
La "URL" es opcional y puedes dejar el espacio en blanco.
Luego presionas en continuar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribite y recibi lo ultimo de "Jovenes Oblatos" en tu e-mail