Corría la primavera de 1962 y Mercedes, una joven de 16 años, al saberse embarazada y en su situación de joven adolescente y soltera, decidió ir al único lugar donde podía encontrar paz y luz para su situación.

Entró a una Parroquia de los dominicos en San José, conocida en el barrio como “La Dolorosa”, se arrodilló delante del Santísimo Sacramento y le pidió su ayuda y su protección, le dijo a Dios: “Este niño que traigo en mi vientre es más tuyo que mío, te lo consagro desde ahora, sé Tú su Padre”; a su izquierda estaba la imagen del primer Santo de América canonizado por Juan XXIII y Merceditas agregó: “Si me regalas un varón le pondré el nombre de este Santo y lo dejaré bajo su protección”. Como supondrán bien, se trataba de San Martín de Porres.


Parte 1 de 6



Parte 2 de 6



Parte 3 de 6



Parte 4 de 6



Parte 5 de 6



Parte 6 de 6

2 comentarios:

Anónimo dijo...

WOW.... GRACIAS DIOS PORQUE HOMBRES COMO ESTOS HAYAN DECIDIDO DECIRTE QUE SI...

Anónimo dijo...

gracias Dios por haber tocado este corazon bendito seas

Publicar un comentario

Puedes utilizar la opcion "Nombre/URL"

Solo tienes que escribir tu "NOMBRE".
La "URL" es opcional y puedes dejar el espacio en blanco.
Luego presionas en continuar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribite y recibi lo ultimo de "Jovenes Oblatos" en tu e-mail