El silencio es interrumpido por el ruido del grito de horror
llantos, alaridos, rezos y súplicas, invaden el mas impenetrable
frío de de la oscuridad.

Solo la cuna alumbra las almas llenas de incertidumbre.
Cuando en un instante un ruido se oye a lo lejos
y la calma post descontrol se rompe y una vez más comienza el horror.

Ante sus ojos vieron caer a sus seres queridos, vecinos y amigos,
además de todo lo que estaba a su alrededor.
Vieron como se derrumbaban sus vidas e ilusiones
veían como todo lo que conocían ya no existía,
pero algo mas rodeaba sus vidas, era la muerte quien acechaba otro
lado de la puerta al cruzar el díndel.

Pero ellos miraron frente a frente a la muerte y colocándose de píe,
sacudiendo sus ropas, secando sus lágrimas, comenzaron a recoger los
escombros, buscar a sus muertos, ayudar a sus vecinos y amigos
para comenzar desde cero y reconstruir todo lo que perdieron ese día.
El cual quedaría marcado a sangre y fuego escrito en sus corazones.

Es así como entonces mirando a los ojos a la muerte y con el corazón
y el alma más grande que nunca tomando en sus manos a la tierra que los
vio nacer, agitando una bandera y mirando a esa muerte que
desconcertada lo rodeaba con su sombrío andar, le dijo:

“Jamás en la vida me rendiré porque soy Chileno me levantaré,
si es necesario toda una vida trabajaré para poner otra vez este País de píe “.


Dedicado a las víctimas del terremoto
y maremoto, y a todos aquellos que lo
perdieron todo. (27/02/2010)


Karen Parra Jelves
Equipo de servicio
Parroquia San Esteban Mártir - Santiago de Chile




Publicar un comentario

Puedes utilizar la opcion "Nombre/URL"

Solo tienes que escribir tu "NOMBRE".
La "URL" es opcional y puedes dejar el espacio en blanco.
Luego presionas en continuar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribite y recibi lo ultimo de "Jovenes Oblatos" en tu e-mail