Decimos que Dios es amor, pero, ¿el amor de Dios es de la misma naturaleza que el amor humano…? ¿En qué se asemejan …? ¿En qué se diferencian…?
A grandes rasgos, podríamos decir que hay una cierta analogía entre el uno y el otro, pero debemos tener claro que las diferencias entre ambos son abismales.

Por lo tanto, es necesario que tengamos siempre presentes esas profundas diferencias para no equivocamos. Sucede, con demasiada frecuencia, que proyectamos en Dios y en su infinito amor las limitaciones y las incoherencias del amor humano.

A continuación intentamos hacer un parangón entre las semejanzas y las diferencias de ambas expresiones de amor :

-. Dios ama a todas las personas por igual; nosotros amamos, sobre
todo, a quienes nos aman.
-. El amor de Dios es inmutable y permanente; el amor humano
disminuye cuando se siente ofendido.
-. El amor de Dios es pura gratuidad; nuestro amor está siempre ligado
a la reciprocidad: queremos a quienes nos quieren.
-. El amor de Dios siempre perdona y olvida las ofensas; nosotros,
sólo a veces.
-. Dios perdona aún a quienes no merecen el perdón; nosotros
perdonamos a quienes creemos que lo merecen.
-. El amor de Dios es inconmensurable; el nuestro es muy limitado e
inconsistente.
-. Nuestro amor es, por lo general, amor de respuesta; el de Dios no está
relacionado con los merecimientos de las personas.
-. El amor humano se vuelve, con frecuencia, vengativo ante la
infidelidad; Dios nunca castiga nuestros alejamientos y nuestras
infidelidades.
-. Nuestro amor se basa en sentimientos; el amor de Dios se basa
simplemente en nuestra condición de seres humanos.
-. Nuestro amor es siempre muy personalizado; el de Dios es universal.
-. Nosotros amamos a quienes creemos que merecen nuestra estima;
el amor de Dios tiene preferencia por los pobres, por los
necesitados y los pecadores.
-. El amor humano está muy orientado, principalmente, hacia parientes y
amigos; Dios nos ama a todos por igual.


En efecto, si analizamos las prácticas de Jesús y sus enseñanzas en el Evangelio, vemos que siempre su mensaje es:

de amor, no de temor,
de perdón, no de castigo,
de salvación, no de condenación,
de gracia, no de pecado,
de gratuidad, no basado en merecimientos personales.



P. Gregorio Iriarte o.m.i.
(Cochabamba, marzo, 2010)

5 comentarios:

denazaret dijo...

No podemos "amar" verdaderamente, sino podemos interpretar el amor que Dios nos dió.

Anónimo dijo...

mi nombre es gustavo y no se que pasa con migo hay una chica en la iglesia que hace que micorazon palpite ella ya es graduada y joven yo soy 10 años mayor y aun estoy en la universidad !que hago¡ ayudeme quisuiera decirle lo que siento ;pero ella ya tiene un novio y al amanecer lloro no se si de impotencia o por mi suerte.Por favor ayudeme

Anónimo dijo...

a micorreo es gustavo.osegueda@yahoo.com gracias

Rob dijo...

Dios es amor
Dad gracias al Dios de dioses, porque su amor es eterno
http://www.diostube.com/videos/333/

Anónimo dijo...

El amor de Dios nos da mucho más que el amor humano. Hay una cosa que el amor humano no nos da a diferencia del amor de Dios que es la libertad: cuando tu amas a una persona pierdes tu libertad, por asi decirlo le das a tu libertad a esa persona y quedas totamente preso, esclavo de ella por eso el amor humano disminuye porque la felicidad sin libertad no llega a ser posible, sin embargo el amor deDios nos da felicidad y libertad al mismo tiempo por eso este amor nunca va a disminuir.

Publicar un comentario

Puedes utilizar la opcion "Nombre/URL"

Solo tienes que escribir tu "NOMBRE".
La "URL" es opcional y puedes dejar el espacio en blanco.
Luego presionas en continuar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribite y recibi lo ultimo de "Jovenes Oblatos" en tu e-mail