El día llegó. Los Capitulares y personal auxiliar llegaron a Roma. Encuentros con los ya conocidos y tantos otros que se ven por primera vez. La casa de los Hermanos de la Salle donde se celebra el Capítulo se puebla con este mundo oblato. He visto a los secretarios, trabajando ya muy fuerte para tener todo listo para mañana. Lo mismo los que preparan la liturgia, están haciendo ensayos. Y los laicos se reunieron para preparar su participación, entre ellos dos uruguayos. Se respira un aire nuevo y fresco, aire del Espíritu que nos llama a la conversión.


Habrá muchas posibilidades de información de lo que pasa por aqui durante este mes. El sitio web oficial de la Congegración estará lleno de Buenas Noticias y tantos otros sitios y blogs personales lo mismo. Desde aquí queremos dar una pequeña contribución dando la palabra a los participantes. Así la familia de "jovenesoblatos" pueden palpitar al mismo ritmo que lo hacen nuestros corazones en Roma.

Cada día pediremos a un capitular o alguno del personal auxiliar que nos cuenten su propia experiencia, sus sentimientos, sus vivencias. Y cada día informaremos del programa del día siguiente para que así todos puedan estar bien conectados con nosotros. Esperamos con esto ser simplemente un eco del auténtico protagonsita del Capítulo, el Espíritu Santo.


Y allá va el adelanto del programa del primer día del Capítulo. Comenzaremos con la celebración de la Eucaristía a la que están invitados los miembros de la familia oblata y otras congregaciones religiosas. En el día del Nacimiento de María pediremos con ella la asistencia del Espíritu Santo. El Superior General presidirá y predicará la homilía. Más tarde pasaremos a la sala Capitular rezando "Veni Creator" al Espíritu Santo. Después de las introducciones generales, los capitulares deberán aprobar el programa propuesto y elegir todo lo que sea necesario en este momento para que el Capítulo pueda funcionar. Después del almuerzo, dedicarán el resto del día a conocerse mejor mediante unas dinámicas preparadas para ello. La tarde se cierra con la oración silenciosa en común.

Seguro que "la comunidad oblata del cielo" presidida por San Eugenio de Mazenod echarán una manita para que todo funcione y estemos abiertos a lo que el Espíritu quiera inspirarnos para renovar la vida y misión de la familia oblata. Seguimos en contacto.

Publicar un comentario

Puedes utilizar la opcion "Nombre/URL"

Solo tienes que escribir tu "NOMBRE".
La "URL" es opcional y puedes dejar el espacio en blanco.
Luego presionas en continuar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribite y recibi lo ultimo de "Jovenes Oblatos" en tu e-mail