Los capitulares se toman un respiro estos dos días. Respiro de reposo después de jornadas tan intensas. Respiro para tomar fuerzas ante la próxima semana que se antoja muy emocionante. Algunos capitulares aprovecharon para hacer algún paseo o para visitar Roma. Todos para rezar y meditar, para ponerse en un clima de oración que le permita hacer un buen discernimiento sobre las personas a elegir para el servicio de animación de la congregación desde el consejo general.

El programa del Lunes plantea un retiro espiritual. Un Oblato ofrecerá una reflexión por la mañana y luego cada capitular orará en silencio hasta el almuerzo. Sin romper el clima de oración, la tarde la dedicarán a hacer lo que se llama “murmuratio”. Cada capitular encontrará personalmente a otro para ayudarse en su propio discernimiento. Esto lo hará cuantas veces pueda y crea necesario. Al final de la tarde se hará una votación de sondeo cuyo resultado se conocerá después de la cena. Así se prepararán las elecciones que comenzarán al día siguiente. Como es lógico, habrá varios momentos de oración comunitaria y la Eucaristía.

Queremos respetar profundamente este clima y por eso no molestaremos a ningún capitular durante este tiempo de retiro y reflexión. Pero sí les invitamos a rezar con intensidad en estos días para acompañar este proceso. Podemos quizás rezar una vez más con la oración que nos estuvo acompañando para preparar al Capítulo cambiando sólo unas palabras para adaptarla a la situación y que a continuación les presentamos. Que tengan un feliz Domingo.

“Padre, queremos darte gracias porque a través de San Eugenio, nos has llamado a la vida oblata y misionera, para anunciar tu Evangelio a los más abandonados.

En este tiempo de preparación para las elecciones del consejo general, queremos pedirte la gracia de reencontrar en Jesucristo el centro de nuestra vida y de nuestra misión.

Necesitamos convertirnos. Necesitamos volver a encontrar a través de Tu Palabra un nuevo estilo de vida que nos permita anunciar al mundo de hoy los valores del Reino.

Señor te necesitamos. Envíanos tu Espíritu para discernir aquello que debemos cambiar y aquello que debemos impulsar. Ayúdanos a ser cada día más tus oblatos y poner toda nuestra vida al servicio de los más pobres.

Te lo pedimos por intercesión de María Inmaculada, nuestra Madre y San Eugenio de Mazenod. Amén.

Publicar un comentario

Puedes utilizar la opcion "Nombre/URL"

Solo tienes que escribir tu "NOMBRE".
La "URL" es opcional y puedes dejar el espacio en blanco.
Luego presionas en continuar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribite y recibi lo ultimo de "Jovenes Oblatos" en tu e-mail