En la jornada de hoy los capitulares tuvieron un retiro espiritual. El P. Ron Rolheiser (Canadá) dirigió un predicación sobre la conversión proponiendo tres imágenes evangélicas: El encuentro con la Siro-Fenicia, en el que Jesús tiene que pasar fronteras de religión, raza y sexo para encontrarse con esta mujer diferente; la multiplicación de los panes que nos hace ser consciente que nuestro recurso principal es el Pan Vivo bajado del cielo que está en medio de nosotros y que con Él podemos alimentar la multitud con lo que nos parece imposible; Jesús lavando los pies a sus discípulos, demostrando cómo Jesús se convierte (del manto real al delantal del servicio) porque sabe su identidad más profunda (Vengo del Padre y al Padre voy) y es capaz de lavar los pies incluso al que lo va a entregar. Así también nosotros estamos llamados a una conversión permanente ya que esa es la condición del discípulo, ya convertido y en permanente conversión hasta el final.

Después de esta predicación, los capitulares dedicaron la mañana a la oración silenciosa y al final de la misma celebraron la Eucaristía por regiones. Se respiraba en el ambiente que el momento era importante. Después del almuerzo, el discernimiento de cada uno siguió con una práctica común en varias congregaciones religiosas antes de elegir los Superiores Generales. Se llama “murmuratio”. Cada capitular va a hablar personalmente con otro para buscar luces que le ayuden a la hora de votar. Cada uno, con la libertad de los hijos de Dios, da su opinión y recibe la opinión del otro, rezando y continuando su reflexión. Al caer de la tarde se realizó otra votación de sondeo. Así cada capitular y cada candidato tienen ocasión de revisar su disposición y su voto. La jornada terminó, como todos los días, con la oración comunitaria ante el Santísimo Sacramento.

Al no querer incomodar a los capitulares que estaban en retiro le hemos pedido al P. Adriano Titone (italiano) que comparta sus impresiones con nosotros. Está en el capítulo como moderador y como tal participa en diferentes reuniones de las comisiones. Así ha ido observando cómo se han ido gestando los diferentes procesos de reflexión y discernimiento.

“La sorpresa ha sido grande cuando me llegó la petición de participar al capítulo general como moderador. Me decía medio en broma medio en serio: ¿Cómo puede uno que no es demasiado moderado moderar una asamblea tan seria? ¡Todavía más que debía hacerlo en francés! Es verdad que he estado quince años misionero en un país francófono de África (Senegal y Camerún), pero, ¿por qué no pedírselo a un francés pura sangre? Y además, el trabajo de coordinación con los otros moderadores y el comité directivo lo que se hace ¡se hace en inglés!

Después, me he dicho. Se simple y disponible. Si te lo han pedido, ¡hazlo y basta! Y entonces puntualmente el Evangelio se nos muestra verdadero: por lo poco que se da, se recibe el céntuplo. Estoy viviendo una experiencia estupenda de fraternidad universal con todos estos hermanos oblatos de todas las partes del mundo. Desde la mesa de la presidencia tengo la fortuna de percibir una mirada del conjunto de esta maravillosa comunidad oblata intercultural, expresión de una familia grande como el mundo.

Dando la palabra a los capitulares cuando la piden he aprendido a llamar a cada uno no sólo por su apellido que está escrito sobre el banco de cada uno, sino también por el nombre propio como hacía Jesús con los suyos.”

Y mañana llegó el gran día. Todos los participantes del Capítulo, capitulares y diversos servicios, se reunirán para celebrar la Eucaristía de invocación al Espíritu Santo. Posteriormente y en la sala, todos los capitulares harán un juramento en el que expresan que votarán a aquel que piensen es el más apto. Hay previstas una serie de 5 votaciones hasta que alguno de los candidatos alcance la mayoría requerida (más de dos tercios las tres primeras votaciones, mayoría absoluta las dos últimas). Si esto se alcanza se le pide al nuevo elegido si acepta y que haga la profesión de fe delante de toda la asamblea. Después hay una liturgia de acción de gracias y cada participante en el capítulo pasa a saludar personalmente al nuevo superior general. Está previsto que antes del almuerzo de mañana se haya logrado este objetivo dejando la tarde para comenzar el proceso de elección del resto del consejo general. Continuemos orando.

Publicar un comentario

Puedes utilizar la opcion "Nombre/URL"

Solo tienes que escribir tu "NOMBRE".
La "URL" es opcional y puedes dejar el espacio en blanco.
Luego presionas en continuar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribite y recibi lo ultimo de "Jovenes Oblatos" en tu e-mail