Quisiera compartir una momento de la celebración jubilar para mí muy importante. Es que por la Santa misa fui designada, entre otros, a ser ministro de la Eucaristía. Es una tarea que desempeño en mi Parroquia en las circunstancias que el Párroco considera oportuna o faltando él mismo. Nunca hubiese esperado de repartir el Pan de Vida durante una celebración muy especial como la que se dio en Tacuarembó con la presencia de todos los Obispos por los 50 años de la diócesis de Tacuarembó – Rivera.

No me puedo olvidar de la frase que nos dejó Jesús «Hagan esto en memoria mía...» Es una invitación que el Señor me hace a mí y a los que nos sentimos enviados. Pero sabemos que esta invitación es a personas concretas y amadas por el Señor, aunque no niego, muchas veces me siento pequeña para este ofrecimiento, pero me entrego en manos de Dios y al servicio de mis hermanos. En el momento que agarré la patena con el Santísimo Sacramento sentí dentro de mi pecho algo que ardía en mi corazón: era la fuerza de Espíritu de Dios y de la entrega preciosa a todos nuestros hermanos, de ser instrumento de la unión de toda la comunidad en el momento de la comunión, y que es el momento más importante en nuestras vidas. Y es así que fuimos llamados de varios lugares a reunirnos y unirnos en la comunión entre nosotros y con el Señor Resucitado que está presente en su comunidad cristiana, Iglesia y poder seguir caminando en la fe que Él nos regaló y nosotros tenemos el deber de hacerla crecer.

Estoy muy agradecida de haber podido dar esta entrega.

Fany

Publicar un comentario

Puedes utilizar la opcion "Nombre/URL"

Solo tienes que escribir tu "NOMBRE".
La "URL" es opcional y puedes dejar el espacio en blanco.
Luego presionas en continuar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribite y recibi lo ultimo de "Jovenes Oblatos" en tu e-mail