Del 20 de Diciembre al 2 de Enero nos fuimos de misiones navideñas, no tuvimos vacaciones ni de navidad, ni de año nuevo. Pero solo Dios sabia lo que nos tenia preparados. El lugar de la mision la morita(se dice que ahi crecen muchas moras de ahi el nombre), es el terreno de mision Oblata en Tijuana. Actualmente cuenta con 18 capillas y la parroquia San Eugenio. Dicen que esta mision abarca aproximadamente 250,000 personas y solo hay 5 Oblatos para atender a esas personas. Solo pudimos estar tres prenovicios en 3 capillas , tengo la esperanza que algun dia habremos 18 para estar en las 18 capillas. Estando con ellos les hable de la importancia de las vocaciones nativas pues deben salir de esa misma comunidad jovenes para que algun dia misiones en su comunidad, pues de los tres que estamos ninguno es de Tijuana.

Cada uno de los tres prenovicios fuimos a tres capillas diferentes , Noe fue a terrazas 1 , Eleazar al Florido y yo fui a Terrazas 2 en la capilla de San Enrique.

Al salir de la casa trate de empacar lo mas ligero y lleve unas botas que vi ahi medio abandonadas no sabia lo util que me iban a ser despues. Al salir de la casa estaba un poco nublado y estabamos bromeando acerca de que iba a llover. Pues llovio casi toda la primera semana. Me hospede esos 12 dias en casa de una familia de la comunidad la familia Fernandes Secundino oriundos de puebla. Los integrantes son Abel(como mi bisabuelo) Dolores y sus tres hijos (solo me acuedo del nombre del hijo menor Kennet por ahora , despues lo modificare). La capilla era coordinada por una religiosa colobiana Madre Marta Lucia.

Los primeros dias de mision paso lloviendo, practicamente no se puede hacer mucho. La gente no va a la iglesia, no se puede hacer visiteos pues las calle estan llenas de lodo. Pense que no iba a poder hacer nada, pero a pesar de todo la gente se organizaba y hacia todas las actividades. Participe de las posadas por las noches , la adoracion al santisimo (me tocaba a mi exponerlo), ayudar con las despensas y hacer visiteos, en los arrullos del niño Dios.


A pesar de estar lejos de mi familia y de mi comunidad Oblata nunca me senti solo pues esa familia y la comunidad eran el rostro de Dios. Me acogieron y me hicieron parte de su familia durante 2 semanas , es increible ver como estas personas lo reciben a uno siendo un total desconocido pero lo unico que les basta es saber que uno viene en nombre del Señor. Es importante en nuestra formacion este contacto con la realidad , vivir como ellos viven. Que vean como vamos progresando en nuestra formacion y contar con sus oraciones.

Hasta tuve un regalo de navidad, el Padre Julio Cesar despues de haber compartido unas palabras durante la homilia dijo que habia un joven que prenovicio Oblato que iba a estar durante esos dias ayudandolo y que en estos momentos lo iba ayudar compartiendo una reflexion y de ahi en adelante me dejo el timon ya se imaginaran lo que paso despues. Pero no fue tan mal porque muchos me pusieron atencion mas que todo les comparti acerca de mi experiencia vocacional y como siendo de Nicaragua habia llegado hasta Tijuana, tambien les hable acerca de la importancia de fomentar las vocaciones.


Durante estas misiones nunca me faltaron mis frijoles, lo siento por la familia pues durante el tiempo que estuve hicieron comida sin chile(le tenian que echar aparte chile con la salsa). Hay muchas personas que tengo en mente en estos momentos la coordinadora de pastoral social Noemi, la que visita los enfermos Toñita, la comadre Angelica, comadre Lucina(en mexico todas son comadres y compadres)


Disfrute el tiempo que pase con ellos, haber jugado futball con la familia y haber escalado el cerro , solo me acordaba del salmo 120 "Al contemplar los montes me pregunto de donde me vendra mi auxilio". La experiencia de subir este cerro me dejo muchas enseñanzas, ahora puedo comprender mejor el salmo pues en realidad era un cerro muy dificil de escalar y me parecia casi imposible subirlo.


Pero paso a paso lo pude subir y me daba cuenta conforme iba avanzando que mejor era seguir adelante , cada paso que daba por minino que fuera era primordial para llegar a la meta. Me di cuenta de que significa verdaderamente esa frase del salmo "no dejare que tu pie resbale", muchas veces casi me cai , casi subi el cerro arrastrandome de las rocas. Ahora ya solo quedan los recuerdos y las memorables fotos , pero en el momento si me costo subir, me preguntaba incluso si no terminaria con un brazo quebrado.

Gracias a todas las personas que me acogieron de la comunidad de San Enrique , espero volver a visitarlos. Durante la asamblea diocesana me encontre a algunas personas representantes de la capilla y me saludaron.





No olvidare el lodo de terrazas.



Lester Zapata

Publicar un comentario

Puedes utilizar la opcion "Nombre/URL"

Solo tienes que escribir tu "NOMBRE".
La "URL" es opcional y puedes dejar el espacio en blanco.
Luego presionas en continuar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribite y recibi lo ultimo de "Jovenes Oblatos" en tu e-mail