El pasado Día de Acción de Gracias o Thanksgiving, que celebramos en los Estados Unidos, visitamos la misión Oblata en la Morita, México. Aquí cuatro padres Oblatos y un hermano sirven a una comunidad de más de 250,000 personas. Juntos ofrecen varios servicios comunitarios en Casa San Eugenio, varias capillas del área, una clínica, un centro comunitario y más.

La Morita, al sur de Tijuana en Baja California es una comunidad que enfrenta grandes necesidades. Aquí la mayoría de las calles son de tierra y durante los días lluviosos de invierno se convierten en cuadras y cuadras de lodo. ¿Cómo es aquí la vida? Muy difícil, la mayor parte de las familias se ganan la vida en trabajos esporádicos, muchos son ancianos y entre los jóvenes el desempleo es alto. Muchas veces lo que en una semana se gana la familia ni siquiera les alcanza para comprar sus comestibles.

Los misioneros Oblatos proveen lo que sus recursos y donaciones permiten. Casa San Eugenio y su centro médico atiende a niños y ancianos, el centro comunitario ofrecen clases para adultos y niños con necesidades especiales. Semanalmente muchas de las familias pobres también reciben su despensa, bolsas de comestibles que incluyen leche, arroz, frijoles y aceite.

Publicar un comentario

Puedes utilizar la opcion "Nombre/URL"

Solo tienes que escribir tu "NOMBRE".
La "URL" es opcional y puedes dejar el espacio en blanco.
Luego presionas en continuar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribite y recibi lo ultimo de "Jovenes Oblatos" en tu e-mail