Una bomba explotó durante la misa de Navidad que estaba siendo celebrada por dos Misioneros Oblatos en Filipinas. Diez feligreses resultaron heridos junto con el Padre Ricky Bacoldol, O.M.I., aunque las heridas no fueron tan graves como para poner en riesgo sus vidas.

La Misa estaba teniendo lugar en la capilla del Sagrado Corazón de Jesús, en un complejo habitacional policial en la isla de Jolo. Esta región es una fortaleza de Abu Sayyaf, una organización militante islámica sospechosa de tener vínculos con Al Qaeda.

Además, había cerca de 50 fieles dentro de la capilla en el momento de la explosión. Se cree que la bomba estaba escondida en una ventana de ventilación, cercana al techo de la construcción.

“Me encontraba leyendo los Evangelios y, antes de terminar, sentí una explosión muy ruidosa”

indicó el Padre Romeo Villanueva, de 72 años, en una entrevista telefónica con Associated Press, según trascendidos de prensa.
Es sabido que los filipinos guardan una larga historia de tensiones entre cristianos y musulmanes. Aunque el país es fundamentalmente cristiano, el 97% de los habitantes de la región de Jolo son musulmanes.

Desde la llegada de los Misiones Oblatos a Filipinas en el año 1939, estos han trabajado arduo en la reconstrucción de los vínculos entre las dos religiones. Las iniciativas llevadas adelante para distribuir ayuda entre los musulmanes del sur del país incluyen aportes tales como la creación de uniones crediticias, el desarrollo de complejos habitacionales y la distribución de bombas de riego y semillas para labradores. La Universidad de Notre Dame constituye el símbolo más claro de los esfuerzos de los Oblatos en la reconstrucción de tales vínculos. Su escuela, que es administrada por misioneros Oblatos de María Inmaculada, alberga estudiantes de ambas corrientes de fe.

Los Misioneros Oblatos que realizan su trabajo en la región de Jolo han sido víctimas del extremismo en una cantidad de ocasiones. Varios han sido asesinados, incluyendo al Obispo Benjamín de Jesús, O.M.I., quien fuera ultimado en el exterior de la capilla en 1997 y el Padre Jesús Reynaldo Roda, O.M.I., quien fuera muerto mientras oraba en su capilla en 2008.

“Nunca estamos seguros de sus motivos porque nunca les hemos hecho nada malo”, indicó el Obispo Lampon al Manila Bulletin”.

El Misionero Oblato de María Inmaculada Padre Angelito Lampon se convirtió en Obispo de Jolo luego de la muerte del Obispo de Jesús. Hoy en día, viaja con guardaespaldas armados por miedo a su seguridad. En un reportaje que le realizó el diario Manila Bulletin luego del atentado de Navidad, el Obispo Lampon declaró que la violencia no intimidará a los Oblatos a detener su labor de ayuda humanitaria y de reconstrucción de armonía entre los musulmanes y los cristianos de Jolo.

Publicar un comentario

Puedes utilizar la opcion "Nombre/URL"

Solo tienes que escribir tu "NOMBRE".
La "URL" es opcional y puedes dejar el espacio en blanco.
Luego presionas en continuar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribite y recibi lo ultimo de "Jovenes Oblatos" en tu e-mail