Ya pasados los festejos, quedan a lo lejos los preparativos y las broncas que hubo que resolver, pero eso sí, con la tranquilidad de haber logrado los objetivos y sobre todo compartir los signos de la Vida en comunidad caminando en la Misión.

Pentecostés es un momento en la vida de nosotros creyentes, en que con la venida del Paráclito se funda y forma la Iglesia. Regresando a la etimología y recordando que Iglesia es Asamblea, reunión de comunidad, la celebración de Pentecostés fue más que rica y profunda.

Logramos convocar a las comunidades de varias capillas, lo que dio en sí una presencia del Espíritu Santo en medio de la gente más sencilla, en donde su mensaje de Amor llegó a lo más íntimo de cada uno de nosotros. Sin artificios ni la solemnidad que muchas veces “contamina” el sentido mismo de la celebración, escuchamos de parte del p. Santiago Lyons OMI una homilía cercana y que interpeló a cada uno de los que estábamos ahí.

En especial en la situación de violencia (a todos niveles y formas) que vive nuestro México, reflexionamos acerca del movimiento que se está gestando entre la sociedad civil para hacer escuchar la voz de NO MÁS SANGRE. Santiago comentó de la Marcha del Consuelo encabezado por el poeta Sicilia, tratando de entender la acción del Espíritu en contra de todo lo negativo y corrupto que impera entre nosotros.

¡Ah! Pero después de concluida la Misa….. ¡entraron los mariachis! Cantando las tradicionales “Mañanitas” a Santiago para festejarle su 50º Aniversario Presbiteral. En realidad los cumple el 8 de septiembre, pero sabiendo que anda por todos lados y que no es probable que regrese a Puebla en un buen rato, las comunidades que lo conocen por la Misión que han hecho los oblatos al sur de la ciudad quisieron festejarlo. Hay que reconocer que el poder convocar a las comunidades en una celebración fue al mencionar al “padrecito Santiago”

El pueblo de estos lares lo quieren mucho, viendo en él a un verdadero pastor y misionero, dispuesto a estar con los más sencillos y humildes. Decir 50 años en cualquier opción de vida no es fácil, pero se reconoce la acción del Espíritu y la intercesión de Eugenio para este hermano nuestro.

Como se lo dijo a uno de nosotros asociados “Esto (la fiesta) no me da orgullo; me hace sentir felíz porque eso indica que sigo siendo un simple instrumento del Espíritu Santo, porque yo sin Él no soy nada”

Juan de Dios Aguirre Páramo, Asociado Misionero Oblato, México


Click sobre las imagenes y estas se ampliaran






Publicar un comentario

Puedes utilizar la opcion "Nombre/URL"

Solo tienes que escribir tu "NOMBRE".
La "URL" es opcional y puedes dejar el espacio en blanco.
Luego presionas en continuar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribite y recibi lo ultimo de "Jovenes Oblatos" en tu e-mail