El lunes 9 de Mayo recibí un mensaje de Sergio, sacerdote de mi comunidad, para avisarme que Jony, un chico del “Refugio”, estaba actuando en un teatro de La Plata, desde hacía ya varios días; arreglamos para ir el día Jueves, fuimos, nos costó llegar, no teníamos la dirección, sólo el nombre. Yo había pasado varias veces por un teatro que está ubicado en el centro, ocupa una manzana, tiene varios pisos, no pasa inadvertido, no imaginé que Jony actuaría en ese lugar, creí equivocadamente, que actuaría en una sala alejada del centro. Cuando llegamos se habían agotado las entradas, pero, como conocíamos a Jony y Sergio también conocía al Director de la obra, logramos entrar.

Cuando ví a Jony actuar no lo podía creer. A él lo conocí en el año 2005 o 2006 en la capilla del Barrio Nicolle donde funcionaba “La Copa de Leche”, trabajábamos en equipo, el responsable era Sergio (Nicolle es un barrio con muchas necesidades, como en la mayoría de nuestros barrios, pero éste tiene características especiales, es relativamente nuevo, se empezó a formar en el año 1997, mucha gente llegaba sólo con lo puesto, no había calles abiertas y con la ayuda mutua fueron construyendo sus casas) iba con sus hermanitos, era muy tímido, lo recuerdo perfectamente, se sentaba a la mesa y casi no hablaba, respondía a las preguntas con gestos o monosílabos, conocí a sus padres, su casa.

Eran años difíciles uno no podía ver más allá, lo urgente era darles a los chicos algo para comer por la mañana y en muchos casos era lo único que recibían durante el día. Pero, se estaba gestando un sueño y era darles algo más que comida, algo que les ayude a cambiar su realidad, a tener proyectos, a tener una vida mejor y fue así que en el año 2007 empezó a funcionar el Refugio “San Eugenio” es un lugar que queda a varias cuadras de la capilla, en otro barrio, donde los chicos más necesitados van para hacer deportes, participar en distintos talleres, aprender música, pintura, teatro, etc. A este lugar llegó Jony, empezó a participar en distintas actividades, luego llegó a “La Casa Joven La Salle” del Km 29 dónde conoció a Juan Onofri Barbato quien entrena a jóvenes en danzas.

¡No se imaginan la emoción, al ver actuar a Jony, en este teatro de La Plata!, es sorprendente la seguridad, la destreza, la fuerza, la coordinación de los movimientos, es una maravilla ver a aquel niño convertido en un gran actor, la gente lo esperaba a la salida para saludarlo, felicitarlo. La obra tuvo muy buenas críticas, ocuparon un espacio en los diarios más importantes del país, si, si, si del país!

Lo que me llevó a escribir esto fue una imagen muy significativa para mí y es la del eterno abrazo que le dio Jony a Sergio, con lágrimas en los ojos le dijo – “Gracias! A vos te debo la vida, si no te hubiera conocido, no sé donde hubiera estado tirado en este momento” Estas palabras me conmovieron y quizás me lleve a una profunda reflexión y replantearme un montón de cosas, yo lo único que puedo decir ahora es: ¡Qué maravilloso sería que alguien nos diga algo como esto en algún momento!, uno anda por la vida de acá para allá preocupado en miles de cosas, pero, creo que lo más importante es que uno pueda ser herramienta para que otro pueda realizarse y construir su propia felicidad. Ahí está la clave para que nuestra existencia tenga sentido y entonces estaremos a un paso de alcanzar la felicidad, y ese paso sölo lo podremos dar sí y sólo sí hayamos entregado el corazón en ese sueño.

Esta historia parece una historia con final feliz, y sí lo es, pero, con final abierto, es importante seguir acompañando, hasta que se tenga la certeza de que las alas estén lo suficientemente fuertes para poder volar seguro.

María Mercedes Mansilla




Visita el sitio web del Refugio San Eugenio:

www.RefuSanEugenio.com.ar

Publicar un comentario

Puedes utilizar la opcion "Nombre/URL"

Solo tienes que escribir tu "NOMBRE".
La "URL" es opcional y puedes dejar el espacio en blanco.
Luego presionas en continuar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribite y recibi lo ultimo de "Jovenes Oblatos" en tu e-mail