Aunque son muy pocos en el mundo los que se declaran ateos, llama la atención, sin embargo, la variedad de conceptos y de imágenes que los creyentes tienen acerca de Dios y de su relación con nosotros. No solo son variadas esas respuestas sino que, no pocas veces, aparecen como contradictorias.

Exponemos a continuación, en una apretada síntesis, esa variedad de imágenes que los que se dicen creyentes tienen acerca de Dios.

1.- Imagen de un Dios Todopoderoso. Para muchas personas Dios es el dueño y señor del universo. Imaginan a Dios como una divinidad lejana, misteriosa y la relación con Él es de fría sumisión y reverencia.

2.- El Dios Justo-Juez: Para otros, Dios es un ser que lo controla todo y lleva en cuenta nuestros pecados, que castiga todo lo malo y premia todo lo bueno. Es un Dios severo, expresión de una justicia implacable.. Esta imagen de Dios está muy presente aún dentro de quienes se definen como católicos practicantes. El famoso entrenador del Real Madrid, Maurinho, hombre muy franco, cuando los periodistas le preguntaron por sus temores ante un partido difícil, él les contestó: “Yo solo le temo a Dios”. Son muchas las personas que han desarrollado una relación de temor ante Dios, convencidos de que esa es la actitud correcta y el principal factor para que "la gente se porte bien".

3.- El Dios Mágico. Para estas personas es Dios quien puede y debe solucionar nuestros problemas. A Él acceden muchos cristianos buscando socorro y soluciones para todos los grandes problemas de la vida. Es el Dios de los favores, el Dios de los milagros. Para lograrlo piensan que primero hay que “comprar su voluntad” a través de sacrificios y de oraciones milagrosas que son como sortilegios. Es el Dios generoso y compasivo al que hay que saber conquistar para que nos escuche y nos ayude..

4.- El Dios como apoyo personal. Las personas comprendidas en este sector tiene una relación con Dios más interiorizada que las del anterior grupo. Es el Dios que nos ofrece consuelo ante los problemas más graves de la vida. Ante Él exponen sus penas y encuentran gran alivio. Son personas que desarrollan una gran confianza en ese Dios que les sirve de “paño de lágrimas”.

5.- El Dios solitario. Es el Dios de los que afirman con cierta actitud arrogante: “Yo creo en Dios pero no creo ni en la Iglesia, ni en los curas”. Es la imagen de un Dios cerrado sobre sí mismo. Desligan a Dios de toda institucionalidad. Es un Dios solitario y aislado frente a la complejidad de los desafíos que la gente tiene que enfrentar en su vida.

6.- El Dios-amigo. Entre la juventud, sobre todo, se ha ido desarrollando la idea muy positiva de un Dios cercano con el que queremos establecer unas relaciones de verdadera amistad. La relación con el Jesús del Evangelio, con el Jesús histórico les lleva a desarrollar el sentido de amistad, de confianza y de cercanía. La enseñanza religiosa en muchos colegios y en ciertas catequesis más actualizadas van promoviendo unas actitudes personales más de acuerdo con todo el mensaje de Jesús.

7.- El Dios-Amor. Es el Dios de la misericordia que nos ama a todos y perdona todos nuestros pecados. Es la firme confianza en la voluntad salvífica de Dios que abarca a todas las personas, a todos los pueblos y a todas las religiones. Es el Dios cuya esencia es amor. El Dios de la gratuidad, que nos ama y perdona sin que merezcamos su amor y su perdón, nos salva por su misericordia.

Publicar un comentario

Puedes utilizar la opcion "Nombre/URL"

Solo tienes que escribir tu "NOMBRE".
La "URL" es opcional y puedes dejar el espacio en blanco.
Luego presionas en continuar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribite y recibi lo ultimo de "Jovenes Oblatos" en tu e-mail