Él nos hizo a su imagen y semejanza; nos hizo amor.
Amar es estar al servicio; estar disponible; acoger con bondad a las personas; experimentar el Amor en los Sacramentos; en el propio corazón, en la vida y en los acontecimientos. Dios amor está en cada persona.
Amar es buscar, desear y realizar el bien. Jesús pasó sobre la tierra haciendo el bien siempre y a todos.
Amar es vivir en la verdad; el que ama es libre porque es sincero.
Vivir la obediencia es estar disponible para servir. Obedecer es amar. Obedecer por amor.
Vivir la pobreza es desapego y solidaridad. Compartir lo que se tiene y lo que se es.
La castidad es amar a todos, a cada persona en lo concreto. Es donación total.
Hay que aprender de Jesús a ser obediente, casto y pobre. También nuestra Madre y Patrona, la Inmaculada Virgen María es nuestro Modelo.
Vivir la unidad: consigo mismo, con Dios, con las demás personas, con la creación.
Es importante el testimonio: La unidad habrá si hay amor mutuo: “Miren como se aman”. Es muy importante la corrección fraterna para crecer en la santidad. Los que se aman se corrigen, se ayudan y caminan juntos.
Pastoral: Jesús es el Buen Pastor; nosotros somos cooperadores de Jesús. Hay que ver: qué me pide Jesús a través de las necesidades reales de la Iglesia y de la sociedad.
Es importante tener una mirada de conjunto; lo universal y lo particular. “El aquí y ahora”.
Hay que tener actitud de servidor, de amor, de hermano, de amigo, de padre, de madre.-
Y como no somos islas, es importante la corresponsabilidad: “llevar juntos la carga”; hay más felicidad, más fácil la misión, más eficaz, más rica, más plena!
En todo momento es importante la oración personal y comunitaria.
Realizar todo con amabilidad, con una actitud de escucha, total todos somos “discípulos y misioneros”. Que haya unidad en la diversidad; Relación de hermanos en el Señor.
Tener confianza: en Dios, en uno mismo y en los demás.
Hay que estar abierto, atento y en búsqueda-ir al encuentro: “La Semilla del Verbo” está presente.
Tenemos que dejarnos guiar por el E. Santo.
Nuestra misión es amar, defender, promover la vida.
El punto de partida es nuestro encuentro con Jesucristo vivo para ser discípulos y misioneros.
Sólo Jesucristo sacia nuestra sed de: - de felicidad
  • de verdad
  • de fraternidad
  • de paz
  • de amor
  • de vida, etc.
El mejor servicio que podemos ofrecer a la sociedad es nuestro ser cooperadores del Salvador.
Hacer conocer a Jesucristo- Dador de vida en abundancia; para que nuestro pueblo en Él tenga vida.

Publicar un comentario

Puedes utilizar la opcion "Nombre/URL"

Solo tienes que escribir tu "NOMBRE".
La "URL" es opcional y puedes dejar el espacio en blanco.
Luego presionas en continuar.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribite y recibi lo ultimo de "Jovenes Oblatos" en tu e-mail